¿HABLAMOS?

Reciba asesoramiento de uno de nuestros analistas de forma gratuita:
E-Mail
Teléfono
Hablemos
¿Deséa que le llamemos?
Indíquenos su teléfono y
nosotros le llamamos.


Manual de Valoración


Tras 12 años de especialización en el mercado de las Valoraciones Online y a Distancia de Empresas, eValora Financial Services se mantiene como líder del mercado, ofreciendo sus servicios en más de 80 países. La clave de nuestro éxito consiste en ofrecer a nuestros clientes total objetividad, característica que define una Valoración fiable. Dadas las diversas motivaciones por las que se realiza una Valoración, sin duda es necesario conocer y aplicar los distintos métodos que existen, obteniendo así los resultados más fiables y certeros.

Fieles a nuestro compromiso de aportar información de calidad y herramientas de valor al panorama empresarial en el que nos desenvolvemos, desde eValora le ofrecemos este Manual de Valoración, con el que pretendemos dar a conocer, de forma sencilla y sintetizada, los métodos de valoración más utilizados a nivel internacional. Estas metodologías varían en sofisticación y objetivos, y cada una de ellas presenta, por supuesto, ventajas y desventajas. Por esa precisa razón, en eValora somos conscientes de la necesidad de tener una visión de conjunto para elegir el método que mejor responda a nuestras inquietudes, con el fin de obtener una estimación, cuanto menos, realista.

Versión Online del Manual de Valoración

1. Introducción a la Metodología de Valoración

Existen muchísimos métodos de valoración que se han utilizado a lo largo del tiempo en distintas circunstancias y con diversos grados de acierto. En la actualidad, un número limitado de metodologías son las generalmente aceptadas y comúnmente consideradas como los mejores enfoques para estimar el valor de una compañía. En su mayor parte, se encuentran recogidas en las Normas Internacionales de Valoración.

Estos métodos más utilizados varían en sofisticación y objetivos, con sus correspondientes ventajas y desventajas. Mientras es discutiblemente más simple y generalmente más rápido calcular un Múltiplo de Valoración, el cálculo de un Flujo de Caja Descontado requiere del establecimiento de hipótesis fundadas y un amplio conocimiento del negocio, además de exigir el empleo de una cantidad considerable de tiempo en su preparación. Por contra, los Múltiplos de Valoración son fácilmente influenciables por las condiciones del mercado en cada momento (aunque este efecto puede ser mitigado por ajustes correctores), mientras los Flujos de Caja Descontados son menos dependientes de las tendencias diarias o temporales del mercado y buscan estimar el valor 'fundamental' o 'intrínseco' de la empresa que tiende a ser más estable en el tiempo.

Cada método de valoración tiene ventajas y desventajas en su aplicación. Han de ser utilizados con cuidado ya que cada uno de ellos será más apropiado para determinadas circunstancias (disponibilidad de información acerca de la compañía y el mercado, límites de tiempo, presupuesto para su realización, etc.). En cualquier caso, debe tenerse en cuenta que lo más adecuado es no confiar en un solo método de valoración. Con el fin de obtener una estimación más realista y precisa del valor de una compañía, e-Valora recomienda que los resultados de al menos dos métodos sean comparados y complementados el uno con el otro.

En los siguientes apartados del manual, expondremos de una manera práctica y sencilla los enfoques más universalmente usados para valorar compañías, que son:

  • Flujos de Caja Descontados

El método de los Flujos de Caja Descontados identifica el valor absoluto de un negocio, por lo que no se necesita ninguna comparación con compañías similares y permite tener en cuenta todos los factores de éxito explícitamente. Por consiguiente, mientras este método es mucho más sofisticado que los Múltiplos de Valoración, es también más complicado de aplicar ya que muchos factores han de ser explícitamente considerados y el resultado que se obtiene resulta muy sensible a ciertas variables aplicadas tales como las tasas de descuento o las suposiciones de crecimiento a largo plazo.

  • Múltiplos de Valoración de empresas cotizadas

El método de los Múltiplos de Valoración proporciona una cifra que se considera relaciona el valor de la compañía (ventas, beneficios, etc.) con el valor de mercado de las acciones (el precio) o el valor de la empresa (el valor del negocio como la suma de los valores de mercado de las varias exigencias en los beneficios y flujos de caja del negocio). No son una medida de valor absoluto, pero permiten establecer un valor relativo. A veces, se critica el método de los múltiplos por no tomar en cuenta explícitamente los varios indicadores de rentabilidad de cualquier negocio: rendimiento requerido, crecimiento, rendimiento sobre el capital invertido (ROIC), etc. Sin embargo, otros puntos de vista pueden también ser discutidos ya que el mayor beneficio que los múltiplos conllevan consiste en que todos los factores de éxito se ven incorporados en una cifra, así permitiendo análisis más juiciosos y efectivos.

  • Múltiplos de Transacciones Comparables

La lógica tras este método es la misma que la de los múltiplos de valoración de empresas cotizadas, con la diferencia de que los datos utilizados para las comparaciones provienen de operaciones financieras de compra-venta de empresas privadas.

  • Ratios de Factores de Éxito por Sectores

Esta metodología relativa de valoración es también similar a la de los múltiplos comparables, con la diferencia de que los datos utilizados como referencias no están basados en variables financieras (Cuenta de Pérdidas y Ganancias, Balance, Estado de Flujo de Caja), sino en otros índices comerciales y de negocio fuertemente unidos al valor de la compañía.

A modo puramente ilustrativo, otras metodologías de valoración que en ocasiones se utilizan (para casos muy concretos o como comprobación o complemento) y que algunas han sido comunes en otras épocas son:

Métodos estáticos
Comentarios
Valor contable o valor en libros o patrimonio neto
Corresponde al valor de los recursos propios del balance. No recoge el valor de aquellos activos intangibles que no estén recogidos de forma individualizada y explícita en el balance. Es estático y se ve afectado por los principios contables utilizados.
Valor de liquidación
Supone el cese de la actividad empresarial. Puede utilizarse en casos de liquidación (por quiebra, por cierre voluntario), de nulidad, de disolución (por fusión, escisión, etc.), por finalización del objeto de la empresa (concesiones), etc.
Valor sustancial
Trata de reflejar lo que costaría a un posible comprador "montar" una empresa igual en cuanto a sus activos, partida a partida, sin importar de donde salga el dinero. Existen varias formas de calcularlo: bruto, neto o bruto reducido.
Métodos dinámicos
Comentarios
Descuento de beneficios
Asume que el valor de una empresa es el valor actual de los posibles beneficios futuros que genere. Se utiliza el beneficio después de impuestos. Se ve muy afectado por criterios contables.
Descuento de dividendos
Interpreta que el valor de una empresa es el valor actual de los dividendos futuros a percibir por los accionistas. Se basa en estimar las fases de crecimiento de los dividendos.
Métodos mixtos
Comentarios
Clásico
Asume que el valor de una empresa es la suma del Activo Real Neto (ARN, valor sustancial) y el beneficio de una serie de años.
Indirecto
Calcula el valor de una empresa como una media aritmética entre el ARN y el beneficio (a veces los flujos de caja) que se supone constante y se descuenta como una perpetuidad.
Directo o anglosajón
Calcula el valor de una empresa como la suma del ARN y el fondo de comercio (GW). Siendo el GW la diferencia entre el exceso de rentabilidad que se obtiene por la inversión en la empresa, frente a la rentabilidad que se obtendría invirtiendo el mismo importe en activos del mercado financiero.
Del beneficio residual
Es una evolución del anglosajón que calcula el fondo de comercio de otra manera, en función de la rentabilidad esperada para la inversión en acciones (ROE) o sobre la totalidad del capital invertido (ROIC).

En los últimos años, como un intento de respuesta a las desventajas que inevitablemente cada método de todos los arriba comentados presenta, han ido surgiendo nuevos métodos de valoración. Generalmente han sido propuestos por consultoras o bancos de inversión cuyos analistas los utilizan para valorar grandes empresas. Entre ellos podemos citar:

  • EVA (Economic Value Added), Valor Económico Añadido
  • BE (Beneficio Económico)
  • MVA (Market Value Added),Valor de Mercado Añadido
  • CVA (Cash Value Added), Valor de Caja Añadido
  • CFROI (Cash Flow Return On Investment), Rentabilidad de la inversión por flujos de caja
  • TSR (Total Shareholder Return), Rentabilidad total del accionista

2. Flujos de Caja Descontados (DCF)

El método de los Flujos de Caja Descontados (DCF, Discounted Cash Flow) es ampliamente utilizado para estimar el valor de una empresa. Es un método dinámico que toma en consideración el valor del dinero a través del tiempo y que permite evaluar el efecto concreto de muchas variables en los rendimientos y comportamientos futuros. Las valoraciones por DCF pueden ser muy sensibles a pequeños cambios en algunos de los datos de partida, por lo que proporcionan al analista meticuloso una herramienta muy poderosa. Aunque se puede discutir que el método es complicado y subjetivo, no consideramos estas razones suficientes para rechazarlo ya que lo mismo se puede decir de muchas técnicas de valoración.

Idéntico razonamiento se puede aplicar a la sensibilidad de los DCF sobre las hipótesis de crecimiento a largo plazo: mientras que este dato puede también afectar a otros métodos de valoración, en los DCF el efecto puede ser mitigado utilizando una tasa de crecimiento de valor añadido a largo plazo nula o muy baja, además de realizando un estudio riguroso del valor que realmente queda en el negocio al final del periodo proyectado.

La formulación simplificada de este método puede expresarse como el sumatorio de los flujos de caja actualizados del periodo de previsión explicito más el valor residual también actualizado:

Fórmula

FCFF = Flujo de Caja Libre para la Empresa TD = Tasa de Descuento VR = Valor Residual

Así, el método consta de cuatro elementos básicos:

1- Flujo de Caja Libre para la Empresa (FCFF)

2- Tasa de Descuento/ Coste de Capital (TD)

3- Horizonte temporal (n)

4- Valor Residual (VT) o Terminal

2.1. Metodología

A continuación describimos de forma resumida en qué consiste esté método y como aplicarlo, explicando cada uno de sus componentes básicos.

2.1.1. Flujo de Caja Libre para la Empresa

El Flujo de Caja Libre para la Empresa (FCFF, Free Cash Flow to the Firm) representa los fondos que quedan disponibles para todos los proveedores de financiación de la empresa (accionistas y bancos u otros acreedores financieros). Dichos fondos pueden ser por tanto empleados en:

  • pagar intereses y devolver el principal de los préstamos
  • incrementar el saldo de caja u otras inversiones
  • pagar dividendos o recomprar acciones

De forma simplificada, se calcula de la siguiente manera:

EBIT (Beneficios Antes de Intereses e Impuestos)
- Impuestos sobre EBIT
= NOPLAT (Beneficios Normalizados Operativos Menos Impuestos Ajustados)
+ Amortizaciones y otros apuntes contables
= Flujo de Caja Bruto
- CAPEX(Inversiones en Capital Fijo)
- Cambios contables en provisiones operativas
= Flujo de Caja Libre para la Empresa

Una vez se ha calculado el Flujo de Caja Libre para la Empresa, para el cálculo del valor total, se han de tener en cuenta posibles activos no reflejados en aquel tales como empresas participadas u otras inversiones, que han de añadidas o ajustadas para estimar el Valor Total de la Empresa (EV). Del mismo modo, se deben restar los posibles pasivos ocultos que tengan amplias posibilidades de aflorar.

Al preparar predicciones para una valoración por DCF, se ha de prestar atención especial a los puntos siguientes:

  • Las oportunidades proyectadas de crecimiento han de ser realistas y considerar ventajas competitivas potenciales futuras.
  • Los supuestos de crecimiento han de ser coherentes con la inversión prevista.
  • La tasa de retorno proyectada ha de ser realista en comparación a los resultados pasados y a las predicciones de otros analistas (o bien realizar previsiones excluyendo la inflación).
  • La tasa de inflación proyectada debe estar en concordancia con las expectativas del mercado.
  • Los ratios y márgenes aplicados en el periodo proyectado han de ser coherente con las cifras históricas o con las inversiones o cambios estratégicos a realizar.

La estimación de flujos de caja futuros se realiza habitualmente para los 5-10 años siguientes al momento actual, dependiendo de la información disponible, del sector y la compañía. Por ejemplo, en sectores cíclicos habremos de tener en cuenta en que momento del ciclo nos encontramos y procurar abarcar uno completo o bien asegurarnos que nuestro último flujo de caja explícito se sitúa en un momento medio del ciclo.

La precisión de las proyecciones depende en gran medida de la calidad de los datos pasados, estratégicos y sectoriales que se utilicen para su preparación. Con el fin de reducir la incertidumbre implicada en las estimación de flujos de caja futuros, los factores que más impacto tendrán en el rendimiento de la empresa (y así, en los flujos de caja) han de ser profundamente estudiados y bien entendidos por el analista.

Un análisis de sensibilidad sobre estos factores (de éxito) permite evaluar su impacto en el valor de la empresa. Otra herramienta útil para la realización de previsiones es la preparación de varios escenarios que reflejen las diferentes expectativas del mercado o las posibles alternativas estratégicas de la empresa. Cada escenario se evalúa empleando el método del DCF (no necesariamente con la misma tasa de descuento para todos los escenarios) y las diferencias de valor pueden ser estudiadas. La ventaja de esta técnica al evaluar el posible impacto de un cambio de condiciones en el mercado radica en que:

  • El efecto de las diferencias de los flujos de caja entre escenarios que ocurren en diferentes años, puede ser analizado.
  • Cualquier error sistemático en las predicciones de los flujos de caja y/ o tasas de descuento será neutralizado cuando las diferencias porcentuales entre las valoraciones por DCF para cada escenario sean calculadas.

2.1.2. Coste de Capital

Una vez se han calculado los Flujos de Caja Libres esperados para cada año, se ha de estimar su valor actual. La tasa utilizada para actualizar o descontar (traer a valor presente) los flujos de caja futuros es en el coste de capital (las exigencias de los proveedores de fondos de la empresa). Si la tasa de descuento no se determina con precisión, el valor actual de los flujos de caja futuros resultará demasiado alto o demasiado bajo y, por lo tanto, también la valoración.

En el caso de los Flujos de Caja Libres, el coste de capital se compone de dos grandes partidas:

  • el coste del capital facilitado por los accionistas o socios de la empresa, es decir, la rentabilidad exigida por estos para sus fondos, y
  • el coste del capital facilitado por los acreedores financieros de la empresa, es decir, la rentabilidad (tipo de interés) exigida por los bancos y demás prestamistas financieros

Fórmula

E = Valor de mercado de los recursos propios Ke= Cost of Equity = Rendimiento esperado por los accionistas
D = Valor de mercado de la deuda Kd = Cost of Debt Before Tax = Rendimiento esperado por los acreedores, ajustado según el efecto de la deuda sobre los impuestos

El coste de la deuda (Kd) es la tasa de interés media ponderada que la compañía ha de pagar por los préstamos y créditos recibidos. Es posible calcular por separado el coste de cada componente de los recursos ajenos, aunque en la práctica se utiliza una media general del coste de la deuda. El coste ha de reflejar las tasas actuales de interés del mercado interbancario (Rf) y su spread (Rpd, diferencial de puntos básicos) que refleja el riesgo de crédito de la compañía.

Kd = Rf + Rpd

El coste de los recursos propios (Ke)consiste en los rendimientos totales esperados por los participantes del capital social de la empresa. Cuanto más riesgo presente la compañía, más rendimientos serán esperados. El método más comúnmente utilizado para calcular el coste de los recursos propios es el Capital Asset Pricing Model (CAPM).

Ke = Rf + Rp ´ b

Rf = Tasa libre de riesgo

Para calcular esta tasa se utiliza generalmente el rendimiento actual de los bonos del tesoro público. Esta fórmula es discutida a veces ya que los bonos a largo plazo no se encuentran verdaderamente libres de riesgo Quienes así lo argumentan utilizan el rendimiento de los valores del gobierno a corto plazo. La desventaja de esto radica en que las tasas de interés a corto plazo, no como los rendimientos a largo plazo, no reflejan las expectativas sobre futuros cambios en los tipos de interés. Por las mismas razones, existen diversos argumentos que defienden la utilización de la tasa de interés de los bonos a largo plazo. En la práctica, la tasa libre de riesgo es generalmente admitida como el rendimiento de los bonos del tesoro público a 10 años. El mercado de este tipo de valores es generalmente líquido y el rendimiento, por consiguiente, fiable.

Rp = Prima de Riesgo del Capital

Consiste en una medida de riesgos futuros calculada como el rendimiento esperado futuro del mercado menos la tasa libre de riesgo. Es el componente del coste de los recursos propios más difícil de calcular. Las estimaciones de esta prima normalmente varían desde valores cercanos a cero hasta llegar al 8% (o incluso valores mayores para empresas de Internet y nuevas tecnologías), pero los valores más típicos tienden a situarse entre 2%-5% dependiendo del mercado. Las estimaciones más altas normalmente derivan de observaciones históricas acerca del rendimiento de los bonos. Las estimaciones más bajas tienden a ser juicios subjetivos de los rendimientos futuros esperados por los inversores o son el producto de un modelo de actualización de dividendos donde la prima proviene de una tasa de descuento igual al valor actual de los futuros dividendos en el nivel actual del mercado.

b= Factor Beta del Capital

Es una pura medida de riesgo generalmente utilizada en el modelo CAMP y para estimar la contribución de un valor en una cartera diversificada. El riesgo inherente a un negocio puede ser dividido en dos factores con el fin de obtener un cálculo de una b mejor y más consistente que permite comparaciones entre compañías y mercados

  • El riesgo sistemático de un negocio es el riesgo inherente a la empresa dados su sector y sus características de negocio, independientemente de su estructura de capital.
  • El riesgo financiero es un factor de riesgo resultante de el nivel de apalancamiento de una empresa. Para hacer las bs comparables entre empresas, primero hay que eliminar el efecto del apalancamiento, para luego reintroducirlo a un nivel equiparable al de las compañías comparables.

La beta de una acción (i) es igual a la covarianza entre el rendimiento de la misma y el rendimiento del mercado, dividido entre la volatilidad (medida por la desviación típica) del rendimiento del mercado. Una beta igual a 1 significa que si el mercado experimenta una subida del 5%, entonces el precio de las acciones de la compañía subirá también un 5%. Una beta igual a 2 implica que si el mercado sube un 5%, el precio de las acciones se verá incrementado en un 10%.

Fórmula

En la práctica, las betas están generalmente basadas en la volatilidad relativa de rendimientos históricos, aunque esto puede que no represente con precisión el riesgo actual si se han producido cambios en la estructura del pasivo de la empresa. Los críticos de la beta discuten que las volatilidades del pasado no pueden proporcionar una medida de riesgo futuro en un ambiente constantemente cambiante.

2.1.3. Horizonte temporal

Al referirse al horizonte temporal normalmente se consideran dos periodos de tiempo diferentes, aunque el primero es a veces dividido, a su vez, en dos. El primer periodo es el periodo proyectado explícito para el cual han sido calculados flujos de caja específicos. Idealmente, ha de ser suficientemente largo como para que las inversiones se estabilicen. En la práctica, el periodo proyectado explícito suele ser de cinco a diez años. El segundo periodo de tiempo se supone ilimitado y comienza al final del periodo proyectado explícito (el reflejado por el valor terminal o residual). Se utiliza para determinar el valor residual del negocio donde, en muchos casos, se concentra la mayor parte del valor. Aunque discutible, y a excepción de las compañías con bajas tasas de crecimiento, en ocasiones sería mucho mejor poner más esfuerzo en el cálculo del valor residual que en intentar predecir cinco o diez años de flujos de caja.

2.1.4. Valor Residual

El valor terminal de un negocio comprende su valor más allá del periodo proyectado explícito. En la práctica, el valor residual es frecuentemente calculado a) utilizando el modelo de Gordon b) utilizando un múltiplo residual.

a) El modelo de Gordon: Este modelo está basado en el supuesto de que el crecimiento de los flujos de caja libres futuros será constante. Así, se ha de estimar la tasa de crecimiento que el negocio experimentará después del periodo proyectado explícito. Cualquier error en la estimación de la tasa de crecimiento puede tener una influencia substancial sobre el valor residual, particularmente en compañías de alto crecimiento. Desafortunadamente, las tasas de crecimiento son siempre difíciles de calcular en el largo plazo y, por consiguiente, los flujos de caja libres también. Bajo una condiciones estables, la tasa de crecimiento vendrá dada por la tasa de nuevas inversiones netas, que será similar, o cercana, a la tasa de crecimiento del mercado de la compañía.

Esta forma de cálculo del valor residual consta de dos partes: primero se calcula una renta perpetua utilizando los crecimientos arriba discutidos y después se trae ésta a valor presente.

Fórmula

VR = Valor Residual

FCFF = Flujo de Caja Libre para la empresa en el ultimo año estimado

g = Tasa media de crecimiento para los futuros flujos de

n = Número de años en el Segundo periodo de tiempo

WACC= Coste de Capital Medio Ponderado

b) Múltiplo Residual: El múltiplo debe reflejar la peculiaridades de la firma en el año n + 1 y podría ser cualquier múltiplo basado en el Valor de negocio. Este enfoque puede basarse en múltiplos sobre precios actuales o futuros. Generalmente se utilizan múltiplos sobre variables financieras como el EBITDA o BAAII (Beneficio antes de amortizaciones, intereses e impuestos), el beneficio neto, o un valor más estable (¿conservador?) como el valor en libros, etc.

Fórmula

2.2. Problemática de la aplicación del DCF en algunos sectores

Al aplicar el tradicional modelo bi-fase (periodo proyectado explícito más el valor en la perpetuidad o valor residual) explicado anteriormente para compañías de elevado crecimiento (nuevas tecnologías, biotecnología, etc.), existen varias dificultades que hay que considerar. Frecuentemente:

  • Estas firmas se encuentran en sectores donde no hay compañías comparables cotizadas o donde hay otras empresas en la misma fase del ciclo de vida que la compañía bajo valoración.
  • Estas empresas poseen tasas de crecimiento muy altas, beneficios negativos e incluso unos beneficios operativos negativos./li>
  • Estas compañías poseen una breve historia y, en muchos casos, sólo se encuentra disponible información limitada y confusa (sujeta a grandes diferencias en su interpretación).
  • Sus resultados futuros son enormemente inciertos: si triunfan el éxito puede ser arrollador, pero si no, se pierde todo.

Estos aspectos hacen que las valoraciones de compañías de estos sectores o similares sean mucho más complejas que las de firmas tradicionales. En el siguiente párrafo, comentamos algunos de los problemas más significativos.

Las compañías de sectores de nuevas tecnologías normalmente poseen tasas muy altas de crecimiento combinadas con un flujo de caja negativo en las fases iniciales de su ciclo de vida. El problema de un periodo de DCF proyectado de 5 o 10 años consiste en que no suele capturar todo el crecimiento, ya que éste se extiende más allá del periodo proyectado explícito. Por consiguiente, es necesario calcular una tasa de crecimiento perpetuo que consista en una media aproximada de un crecimiento alto continuo y del crecimiento real en el largo plazo, un valor muy difícil de estimar.

Otro problema relacionado con este último punto consiste en la homogeneidad de las compañías de Internet para presentar resultados negativos, lo que significa que el valor residual resultante, del que dependen las proyecciones, sólo será más negativo. La estimación de crecimientos históricos cuando los beneficios son negativos es difícil, e incluso si se obtiene, puede carecer de significado.

Sin embargo, no es ese el único problema en el cálculo del valor residual, también los es la determinación del flujo de caja para la empresa en el último año del periodo proyectado explícito. Debido a las altas tasa de crecimiento, la compañía podría no haber alcanzado la madurez en este punto y, así, las bases de la proyección del flujo de caja resultarían inapropiadas. Otro problema relacionado con el último punto consiste en la homogeneidad de estas compañías para presentar resultados negativos, lo que significa que el valor residual resultante, del que dependen las proyecciones, sólo será más negativo. La estimación de crecimientos cuando los beneficios históricos son negativos es difícil e, incluso si se obtiene, puede carecer de significado o ser muy difícil de justificar.

La ausencia de datos históricos agrava por tanto los problemas de valoración. Adicionalmente, las betas utilizadas en el cálculo del coste de los recursos propios (ver sección acerca del CAMP) están altamente basadas en estimaciones históricas a largo plazo. Si no hay compañías comparables cotizadas con suficiente historia, es imposible deducir este parámetro de riesgo a partir del de los comparables de la compañía. Otra dificultad se presenta a la hora del cálculo de los impuestos, que se vuelve más complicado ya que las compañías que presentan pérdidas pueden aplazar los pagos y compensarlos con beneficios futuros.

Algunas soluciones propuestas:

Compañías con beneficios negativos.

En el caso de los beneficios negativos, estos pueden ser normalizados si las pérdidas provienen de actividades no esenciales o no operativas del negocio. Esto implica que los resultados negativos no están causados por la actividad normal de la firma, y se habrán de estimar unos beneficios para un año 'normal'. Un método para estimar un año 'normal' podría consistir en utilizar los rendimientos medios de los años anteriores de la compañía o los rendimientos de compañías comparables, especialmente cuando la normalización no es posible.

Otro enfoque para solventar este problema consiste en basar las proyecciones en los ingresos (que nunca pueden ser negativos), y en estimar márgenes netos y operativos durante los años futuros. Los ingresos proyectados, junto con los márgenes, pueden ser utilizados para estimar los beneficios (que hasta ahora son negativos). Es, por consiguiente, necesario estimar un 'margen sostenible' y su periodo de ajuste. El margen sostenible es el margen que la empresa alcanzará una vez sea financieramente saludable. El periodo de ajuste es el tiempo que tardará la empresa en ajustarse al margen obtenido establecido.

Si los beneficios negativos no están causados por la actividad normal del negocio, o si la compañía sufre de una recesión de carácter cíclico, entonces los beneficios podrán ser normalizados con más facilidad. En contraposición, si la causa coincide con problemas estructurales, de endeudamiento, de inicio de actividad o son problemas operativos de largo plazo, se podrá abogar con más seguridad por basar las proyecciones en los ingresos y calcular el margen sostenible.

Compañías sin historia

En el caso de empresas sin historia o cuando no se pueden encontrar compañías similares, puede ser posible, aunque es discutido, sustituir una fuente de información con la otra. Cuando miramos las compañías comparables, carece de valor alguno el que haya dos elementos principales de comparabilidad: similitud en el tipo, tamaño, márgenes, presencia geográfica, etc. del negocio y la etapa actual en el ciclo de vida de la compañía, prestando atención especial a las expectativas de crecimiento.

Algunos parámetros

Seguidamente, presentamos una lista de parámetros que son importantes a la hora de considerar valoraciones de empresas con beneficios negativos, sin historia y/o sin compañías comparables.

1 Información actualizada - Utilice cifras procedentes de la cuenta de pérdidas y ganancias de los últimos doce meses y estimaciones 'frescas' de elementos del balance que no se actualizan frecuentemente. El objetivo es obtener una mejor estimación del valor, en vez de simplemente referirse a los beneficios o cifras del pasado año financiero (si lo hay).

2 Ingresos esperados y márgenes de crecimiento - Los elementos que normalmente se toman en consideración para estimar el crecimiento esperado de los ingresos son:

  • Consistencia con los logros históricos de la empresa, si es que los hay para comparar (se pueden intentar buscar los de empresas de trayectoria comparable)
  • Consistencia con las expectativas de crecimiento y márgenes del sector en general (o sectores relacionados o con expectativas o patrones de crecimiento similares actualmente o en el pasado)
  • Cambios en la cantidad y calidad de competidores ventajas competitivas (actuales y futuras) de la empresa. El que no haya competencia hoy no quiere decir que no la haya mañana. ¿Cuándo entrará esta, si es que puede?

3 Necesidades de reinversión - El crecimiento en los ingresos operativos es una función que refleja la cantidad de reinversión que realiza la firma en sí misma y cómo de bien lo hace. Sin embargo, esto no es aplicable a las necesidades de reinversión de las start-ups. Existen tres alternativas para sobrellevar esto:

  • Asumir que las reinversiones existentes de la empresa crecen al mismo ritmo que sus ingresos
  • Asumir que las necesidades de reinversión de la empresa se acercarán a la media de la industria
  • Mirar el ratio de ventas marginales/ capital social. Cuanto más alto sea, más baja será la reinversión y más alto el valor de la compañía.

4 Parámetros de riesgo y tasas de descuento - Los parámetros de riesgo pueden ser estimados a través de las características financieras de la firma - la volatilidad de los beneficios, su tamaño, las características de su flujo de caja y el apalancamiento financiero. Estos parámetros de riesgo han de variar gradualmente sobre el periodo estimado y, según la empresa alcanza el margen sostenido propuesto, han de aproximarse a aquellos de la media de las compañías comparables.

5 Valoración de la empresa y de las acciones - La mayor parte del valor de una empresa joven de alto crecimiento generalmente se encontrará en el valor residual, a menos que se estime un periodo explícito muy largo. Para calcular el valor terminal, es necesario estimar la tasa de reinversión en la perpetuidad (Tasa de crecimiento estable/ Rendimiento del Capital) y asegurar que es consistente con las tasas de crecimiento previstas.

2.3. Conclusión: ventajas y desventajas de las valoraciones por DCF

El método del DCF puede ser difícil de aplicar en fases muy tempranas del ciclo de vida de una compañía en desarrollo con alto crecimiento y ello puede llevar a otorgarle un peso menor en el análisis de la misma que a otros métodos de valoración. Habiendo dicho esto, otras técnicas también presentan desventajas a la hora de valorar negocios como los de las compañías de biotecnología o nuevas tecnologías.

El enfoque del DCF no debe de ser descartado de ninguna manera y, a medida que las previsiones a corto plazo comienzan a mostrar flujos de caja más predecibles permitiendo estimar proyecciones a largo plazo fiables, este método tendrá que ir ganando importancia y peso en la valoración. El hecho de que una metodología sea difícil de aplicar no debe suponer en ningún caso que no sea recomendable aplicarla.

Seguidamente, hemos esquematizado los mayores pros y contras de la utilización del DCF.

Ventajas

  • El DCF es un método de valoración sofisticado, que toma en consideración variables clave de negocio tales como los flujos de caja, el crecimiento y el riesgo. Con hipótesis precisas un DCF resultaría en mejores estimaciones que cualquier valoración relativa. Incluso (especialmente) en el caso de empresas de reciente creación y de elevado crecimiento e incertidumbre, esta característica supone un punto a favor de esta metodología.

  • El DCF estima el valor 'intrínseco' del negocio en términos absolutos. Por consiguiente, la actitud de cada momento del mercado no afecta la valoración tan fuertemente como en el caso de las valoraciones relativas, consiguiendo en principio estimaciones más precisas a largo plazo.
  • Basado en flujos de caja y en el valor actual de mercado, el DCF puede ser utilizado para calcular la tasa de descuento implicada en un negocio.
  • El DCF proporciona herramientas para mitigar el efecto, también presente en otros métodos de valoración, de la sensibilidad a las suposiciones de crecimiento a largo plazo, permitiendo el uso de suposiciones de crecimiento de valor añadido a largo plazo iguales a cero.
  • Utilizando la metodología del DCF, es posible llevar a cabo análisis de escenarios que permitan estudiar el impacto en el valor de la empresa de factores no sistemáticos y específicos de la compañía. Esto es sin duda una de las herramientas de análisis más poderosas.
  • La compañía se ve forzada a predecir explícitamente el perfil de sus flujos de caja, con el fin de localizar y gestionar todos los aspectos del negocio y los factores estratégicos a los que se tendrá que enfrentar en el futuro.

Desventajas

  • Debido a la sofisticación ya mencionada del método DCF, se han de realizar muchos más supuestos (en comparación con los múltiplos de valoración relativos) con el fin de obtener una valoración precisa. Esto incremente la incertidumbre, particularmente en el caso de compañías con beneficios negativos, sin historia o sin compañías comparables. Sin embargo, la utilización de los múltiplos también requiere consideraciones implícitas de los mismos factores y puede resultar imposible su aplicación en esos casos.
  • Las numerosas hipótesis que se hallan tras una valoración por DCF la hacen difícil y obligan a que se necesite tiempo para defenderlas o discutirlas con el equipo ejecutivo de la empresa o terceras partes.
  • Mientras que antes comentábamos como una ventaja que el DCF estima el valor 'intrínseco' de la empresa y, así, ignora las actitudes actuales del mercado, también es verdad que al valorar una compañía teniendo en la cabeza una transacción de acciones en particular, el precio del mercado es lo tiende a importar más. Las valoraciones relativas normalmente producen valores que se acercan más al precio del mercado que las que se realizan a través del método de flujos de caja descontados.
  • Las magnitudes y la cronología de los flujos de caja, así como la tasa de descuento, están sujetos a repentinos cambios. Un pequeño error en las predicciones de los atributos de los flujos de caja y de la tasa de descuento tendría un efecto considerable en el valor resultante.
  • En muchos casos, alrededor del 80% del valor se encuentra tras el periodo explícito proyectado y ha de ser calculado utilizando técnicas de valor residual. Como ya se explicó antes, estas técnicas normalmente resultan en aproximaciones brutas del valor, y han de ser consideradas como tal.

3. El Método de los Múltiplos

3.1 Introducción

El método de los Múltiplos de Valoración relaciona una cifra unida al valor de un negocio con:

  • El valor de las acciones.
  • El valor completo de negocio de una compañía.
Los múltiplos de valoración no son una medida de valor absoluto, sino que permiten comparaciones de valor relativo entre compañías similares o comparables.

Este método funciona en realidad bajo la hipótesis de que los mercados son eficientes y de que el valor de las compañías cuyas acciones cotizan en bolsa se encuentra constantemente disponible y es un valor razonable o 'justo'. No es un método únicamente basado en datos históricos, sino también en predicciones del futuro próximo. Técnicamente, el método en sí mismo no es tan riguroso como el método de los Flujos de Caja Descontados, ya que se requiere frecuentemente ajustes contables y no existen dos compañías exactamente iguales.

Sin embargo, su mejor virtud, la sencillez, hace de este un método universalmente utilizado y aceptado por la mayoría de los analistas de mercados y proveedores de servicios financieros. También se utiliza frecuentemente para contrastar resultados obtenidos a través de otras metodologías. En este apartado generalmente nos referiremos al los múltiplos de empresas cotizadas, aunque casi todo lo expuesto se puede aplicar exactamente igual a los múltiplos resultantes de transacciones sobre empresas privadas.

3.2 Metodología

El procedimiento seguido para aplicar una Valoración por Múltiplos puede ser dividido en tres pasos:

Paso 1: Identificación y selección de compañías comparables

En este primer paso, se localizan y seleccionan las compañías que pertenecen al mismo segmento de mercado y/o comparten características de negocio similares con la empresa bajo valoración. Es fundamental analizar sus modelos de negocio y estructuras financieras, así como sus estrategias y posibilidades de crecimiento futuros para poder llegar a la conclusión de que son verdaderamente comparables. Aunque es casi imposible hallar dos compañías perfectamente comparables, es posible alcanzar un grado razonable de comparabilidad.

Primeramente, es necesario determinar los criterios de selección, considerando, entre otros, los siguientes aspectos:

  • Sector de mercado y tamaño de la compañía Mercado geográfico
  • Cuota de mercado
  • Estructura de la compañía
  • Diversificación de los productos/servicios
  • Expectativas de crecimiento
  • Márgenes, rentabilidad, inversiones requeridas, etc .

Después, a partir de los criterios arriba mencionados, se realiza la selección de compañías comparables. Cuando no existen compañías comparables en un sector de mercado dado, puede ser posible utilizar compañías que presenten cifras similares (márgenes, crecimiento, tamaño) para una valoración relativa, a pesar de que no pertenezcan al mismo sector de mercado.

Paso 2: Cálculo de múltiplos

Una vez se hay identificado el grupo de compañías comparables, es necesario decidir qué múltiplos proporcionarán una medida más precisa de valor para las compañías bajo consideración. Con este propósito, es imprescindible entender perfectamente la actividad de todos los negocios e interpretar correctamente sus estados financieros. Frecuentemente, es necesario ajustar la información financiera con el fin de obtener una perspectiva justa y comparable del negocio, debido a diferencias en las políticas contables, diferencias en la operatoria del negocio, la existencia de activos extra operativos, etc.

Los múltiplos de valoración son frecuentemente criticados por no considerar explícitamente varios de los índices de rentabilidad de un negocio tales como rendimiento requerido, crecimiento, ROIC, etc. Sin embargo, la ventaja radica en que todos estos índices se encuentran realmente incorporados en una mera cifra, la cual, discutiblemente, permite establecer unos juicios de valor más efectivos

Valor de negocio (Enterprise Value o EV) y el Valor de las acciones

A la hora de aplicar un múltiplo tendremos que tener presente si queremos averiguar el valor del negocio en su conjunto o el valor de las acciones pues según el múltiplo que utilicemos obtendremos uno u otro. Por ejemplo, de la aplicación de un múltiplo de ventas obtendremos el valor del negocio, mientras el PER refleja el valor de las acciones o valor de los fondos propios.

La utilización del valor de negocio evita la influencia que ejerce la estructura del pasivo en los múltiplos basados en el valor de la acción, mientras que facilita un enfoque más exhaustivo. Además, presentan una gama de múltiplos más extensa y más sencilla de aplicar a los flujos de caja, que permite la exclusión de los activos no relacionados con la actividad principal de la empresa. Por otra parte, los múltiplos basados en el valor de la acción son más relevantes en la valoración de los recursos propios de una empresa al constituir un enfoque más directo, aparte de resultar más familiares para la mayoría de los inversores.

La selección de los múltiplos que e-Valora aplica en sus valoraciones requiere unos conocimientos específicos de la compañía bajo valoración, las compañías comparables y el mercado. Podría ocurrir que la naturaleza del negocio a valorar o la disponibilidad de la información limiten el número de opciones de un abanico de múltiplos inicialmente óptimo. Por ejemplo, al valorar un negocio de Internet, no es siempre posible aplicar el ampliamente utilizado PER, ya que muchas de estas compañías no han tenido ni tendrán beneficios durante un tiempo.

Una vez realizada la selección de las compañías comparables y de los múltiplos adecuados, podría ser necesarios ciertos ajustes con el fin de permitir comparaciones entre las diferentes compañías que poseen políticas contables diferentes. Por ejemplo, los resultados de actividades extraordinarias (tanto beneficios como pérdidas) tales como la venta de un activo fijo, una compensación por un despido puntual, o la amortización activos intangibles, requerirán ajustes y correcciones.

Paso 3: Valoración

Una vez que se han seleccionado las medidas de valor y los ajustes más apropiados con el fin de asegurar la consistencia del proceso, se puede calcular el valor de la compañía multiplicando cada múltiplo por las cifras pertinentes de la compañía (que podrían, a su vez, necesitar ajustes para obtener un valor justo y verdadero de la compañía). La valoración de una compañía se obtiene frecuentemente como la media (ponderada o no) de los valores estimados, resultado de la aplicación de los múltiplos previamente elegidos.

3.3 Múltiplos basados en el valor de las acciones

Los múltiplos basados en el valor de las acciones pueden estar referidos tanto al precio de la acción (en cuyo caso, las cifras empleadas son medidas por acción) como a la capitalización de la empresa en el mercado. Aunque a través del cálculo por acción pueden obtener unos múltiplos con más significado, los múltiplos basados en el valor total (capitalización) son consistentes con el método utilizado con los múltiplos basados en el valor de negocio (Enterprise Value o EV).

Generalmente, por el uso de múltiplos basados en el valor de las acciones se pueden obtener unos valores más justos y reales ya que su cálculo es normalmente más objetivo y menos tendente a errores. Sin embargo, en el caso de compañías jóvenes con una alta tasa de crecimiento y un endeudamiento muy bajo o nulo, los dos valores (de negocio y de los recursos propios) son muy parecidos.

Precio por acción/ Beneficios por acción (PER, P/E)

Los beneficios por acción se definen como los beneficios divididos entre el número de acciones ordinarias emitidas y han de ser calculados antes de objetos excepcionales y de la amortización del fondo de comercio. Los beneficios por acción (EPS) han de calcularse teniendo en cuenta todos los instrumentos del capital social y similares con el fin de incluirlos en el número total (diluido) de acciones.

El precio por acción está relacionado con la capacidad de pago de dividendos de la empresa (beneficios). Se considera que la naturaleza de la relación existente entre el capital social y los beneficios es que los precios son proporcionales tanto a los beneficios como a su crecimiento esperado.

A pesar de tratarse de una técnica ampliamente utilizada debido a su simplicidad y a la disponibilidad general de la información requerida, este método implica un riesgo por diferencias contables que puede llevar a resultados imprecisos. Así, se recomienda utilizar un análisis de los beneficios ajustados por acción con el fin de erradicar, en la medida de lo posible, el efecto de elementos excepcionales y aumentar la comparabilidad entre compañías. Sin embargo, este riesgo tiene una recompensa que radica en que el PER tiene en consideración las diferencias en las tasas impositivas de cada país así como en la intensidad de capital, lo que permite comparaciones entre sectores.

Precio/ Cash earnings

Los cash earnings son considerados como los beneficios más amortizaciones (tanto de activos fijos tangibles como intangibles) y provisiones contables (non cash). Se acerca más a un Flujo de Caja que los beneficios, aunque los cash earnings no tienen en cuenta la amortización de activos, ni las inversiones requeridas en activos fijos (CAPEX). Este método es menos susceptible de ser afectado por diferencias contables que el PER.

Precio/ Flujo de caja de los recursos propios

Este análisis no es muy popular ya que los Flujos de Caja pueden ser representados de diversas maneras y los Flujos de caja históricos pueden ser muy volátiles. Sin embargo, si se utiliza bien es un buen indicador del valor.

Precio/ Valor en Libros

El valor en libros suele conducir a resultados erróneos ya que depende mucho de las políticas contables de cada empresa. Sin embargo, el Valor en Libros resulta útil en los casos en que el valor de los bienes es un factor clave en la valoración, y proporciona una medida intuitiva y relativamente estable del valor de una compañía.

Aunque el valor contable puede ser utilizado para valorar negocios con beneficios negativos, no suele ser muy útil para las empresas de Internet al tratarse muchas veces de servicios o de empresas que basan su actividad económica en pocos o ningún activo fijo. En la mayor parte de los casos el valor en libros está por debajo del valor de la empresa.

Rendimiento de los Dividendos

Los dividendos son el último beneficio para los accionistas de una compañía, lo que bebería hacer de este ratio una medida muy utilizada y representativa. Sin embargo, el rendimiento de los dividendos es altamente dependiente de las políticas de dividendos y estrategias de empresas, por lo que no es en realidad muy utilizado.

3.4 Múltiplos basados en el Valor de Negocio (EV)

Este tipo de múltiplos combinan el Valor de Negocio (EV) de la compañía (capitalización de mercado más deuda neta/ menos caja neta) con una medida de la actividad relacionada con el valor. Por motivos de consistencia, estos múltiplos han de estar basados en medidas relacionadas con el negocio global (exigencias de los accionistas y acreedores).

Los múltiplos basados en el Valor de Negocio (EV) facilitan un enfoque más comprehensivo que los basados en los recursos propios, ya que los primeros se ven menos influenciados por las diferencias en la estructura del pasivo y otras diferencias contables. Los múltiplos obtenidos permiten unas mejores comparaciones entre compañías.

EV/ Ventas

El Valor de Negocio/ Ventas es una medida bruta pero menos susceptible a diferencias contables y, por consiguiente, permite comparaciones entre países. No ha de ser empleado para comparar compañías pertenecientes a diferentes sectores donde los márgenes difieren. Esta medida es muy utilizada para compañías de Internet y de crecimiento alto debido a la imposibilidad de aplicar múltiplos más complejos (en parte, debido a la falta de beneficios).

EV/ EBITDA

Los Beneficios Antes de Amortizaciones, Intereses e Impuestos (EBITDA), han llegado a ser una medida muy popular entre inversores, ya que evita los problemas acarreados por diferencias contables en amortizaciones e impuestos devengados. Asimismo, permite comparaciones entre firmas que presentan pérdidas netas, ya que esta medida puede seguir siendo positiva. Esta medida también facilita comparaciones entre negocios con niveles diferentes de endeudamiento, debido a que se enfoca en datos pre-financieros. Es más cercano a un Flujo de Caja que otras medidas de beneficios, pero no refleja los ajustes por inversiones en capital circulante, ni en activo fijo. Este múltiplo se ve afectado por la intensidad de capital, ya que una intensidad alta resulta en un múltiplo bajo.

EV/ EBIT

Los Beneficios Antes de Intereses e Impuestos (EBIT) son más fáciles de comparar que el EBITDA en aquellos casos en los que la intensidad de capital y/ o el tratamiento de los impuestos devengados difieren. Sin embargo, el EBIT se ve afectado por diferencias en las políticas contables en el tratamiento de las amortizaciones. Por definición, el EBIT es una medida más alejada del cálculo del Flujo de Caja que el EBITDA, proporcionando, así, al último un mayor atractivo para los análisis de inversiones.

EV/ NOPLAT

Los Beneficios Normalizados Operativos Menos Impuestos Ajustados (NOPLAT) consiste en un EBIT después de impuestos. Toma en cuenta las diferencias en la estructura de los impuestos y tasas impositivas. Si las compañías solamente se financiaran por recursos propios, el NOPLAT se igualaría a los beneficios.

EV/ OpFCF

Los Flujos de Caja Operativos (OpFCF) es EBITDA menos i) CAPEX de mantenimiento y ii) el incremento del capital circulante en fase de mantenimiento. Esta medida posee mayor significado que el EBITDA, y se ve menos afectada por diferencias contables que el EBIT. Sin embargo, no se encuentra disponible directamente de los estados financieros de las empresas, y el cálculo del CAPEX de mantenimiento y del incremento del capital circulante en fase de mantenimiento y ii puede ser subjetivo. Puede llegar a ser considerado equivalente de un EBIT normalizado o de un Flujo de Caja suavizado.

EV/ Flujo de Caja Libre

Este múltiplo es un verdadero Flujo de Caja calculado como NOPLAT (por consiguiente, antes de impuestos) más amortizaciones, menos CAPEX y más / menos los cambios en el fondo de maniobra, pero antes de cualquier Flujo de Caja procedente de financiación. El cálculo del Flujo de Caja real se basa en medidas históricas que pueden ser volátiles, así produciendo imprecisiones. El Flujo de Caja puede ser negativo para compañías con un alto nivel de crecimiento tales como muchos negocios de Internet, eliminando así el significado del múltiplo.

EV/ Capital Empleado

Mayormente utilizado en sectores en los que el valor de los activos fijos tangibles es un punto clave pero no proporciona una información consistente acerca de la rentabilidad, ni de la generación de caja.

3.5 Conclusión

Los múltiplos comparables representan un método de valoración simple y relativamente poco variable al poder combinar diferentes factores de éxito en una cifra. Aunque otros métodos pueden ser más precisos o académicos, aparecen menos inconsistencias a la hora de realizar valoraciones por el método de los múltiplos comparables, y mucha de la información necesaria se encuentra normalmente disponible. Probablemente, el mayor inconveniente de los múltiplos radica en que se ven influenciados por las diferentes políticas contables (amortizaciones, impuestos devengados, etc.) y es necesario aplicar ciertos ajustes para obtener un grado de comparabilidad óptimo entre las compañías. Esto último explica por qué los múltiplos antes de impuestos son la opción preferida al comparar compañías de diferentes países.

Por otra parte, no debemos olvidar que en el fondo los múltiplos son, cada uno de ellos, el resumen de una valoración. Por tanto, en el fondo, cuando los aplicamos lo que estamos haciendo es asumir, de manera implícita, las mismas hipótesis de negocio y de futuro para la empresa que estamos valorando que las que se asumieron para la empresa cuyo múltiplo estamos aplicando. El desconocimiento de dichas hipótesis, como suele ser el caso, supone una importante desventaja a la hora de aplicar esta metodología.

Referente a la elección entre los múltiplos basados en el valor de negocio y los basados en el valor de las acciones, cuando los primero ofrecen la ventaja de enfocarse en el negocio en su totalidad y no se ven afectados por las diferencias en la estructura del pasivo, los segundos generalmente ofrecen mayor confianza ya que el cálculo del valor de negocio tiende a requerir más cálculos y es, por consiguiente, más subjetivo y dado a errores. Probablemente, los ratios más populares de entre los basados en el valor de negocio y en los recursos propios son el PER y el ratio EV/ EBITDA, respectivamente. Su utilización conjunta puede proporcionar al analista un enfoque global de la empresa complementándose el estudio del flujo de caja y con la posición relativa de los beneficios: i) mientras que el ratio EV/ EBITDA se enfoca más en el flujo de caja que en el beneficio y evita los temas relacionados con las amortizaciones contables, ii) el PER se enfoca en los beneficios después de impuestos y es más comparable entre sectores, ya que tienen en cuenta las diferencias en la intensidad del capital

3.6 Problemática de la aplicación de múltiplos de valoración en algunos sectores (ej. Nueva Economía)

En el caso de jóvenes empresas de Nuevas Tecnologías con crecimientos altos, es imposible muchas veces aplicar múltiplos relacionados con los beneficios (como el PER), debido a una falta de beneficios positivos durante los primeros años de operaciones. Incluso algunas veces, cifras como el EBITDA pueden ser negativas en los primeros años. Para estas compañías, se vuelve necesaria la utilización de otros múltiplos que se presenten siempre positivos como, por ejemplo, EV/ Ingresos (uno de los más ampliamente utilizados). Tan pronto como otros múltiplos adquieren significado (normalmente es el EBITDA el primero en hacerlo), deben ser incluidos en análisis de valoración.

A través del uso de diferentes múltiplos en una valoración de un negocio, es posible obtener resultados muy diferentes debido a las diferencias generales en la operativa y rendimiento de los negocios. Así, con el fin de alcanzar un resultado más preciso, e-Valora realiza una media (ponderada o no, dependiendo de las características del sector) de los valores teóricos obtenidos a través del uso de los múltiplos seleccionados. El mismo proceso es entonces seguido por las diferentes metodologías empleadas por e-Valora, enfrentando valoraciones fundamentales con valoraciones de mercado con el fin de conseguir una opinión más justa y equilibrada del valor del negocio.

4. Múltiplos de Transacciones comparables

La lógica que se esconde tras esta técnica es la misma que la perteneciente a los múltiplos de valoración, pero con la diferencia de que los datos utilizados en las comparaciones provienen de operaciones financieras privadas.

La consecuencia es que se añade al proceso la dificultad de encontrar información apropiada y fiable de compañías que tradicionalmente pueden ser (o haber sido) bastante opacas. Además, generalmente es más complicado conseguir datos suficientes de la operación y por diversos motivos (intereses ocultos, sinergias especiales, etc.) los precios y, por tanto, los múltiplos sobre este tipo de empresas suelen ser más volátiles.

En contraposición a lo anterior, cuando se consigue recopilar información suficiente para preparar un grupo de múltiplos, el análisis resultante tiende a ser muy relevante ya que las compañías que están siendo comparadas son generalmente más similares en términos de tamaño y características que en los casos en que las comparaciones son establecidas basándose en compañías cotizadas (generalmente mucho más grandes de tamaño y con un funcionamiento diferente). Es más, los precios pagados en las operaciones financieras privadas también reflejan la baja liquidez que presentan los activos financieros emitidos por estos negocios (acciones, participaciones o equivalentes) y las dificultades generales para alcanzar un acuerdo sobre el valor.

5. Ratios de Factores de Éxito Sectoriales

Este método relativo de valoración es similar al de los múltiplos comparables, pero con la diferencia de que los ratios empleados no están basados en variables financieras (cuenta de pérdidas y ganancias, balances, estado de flujo de caja), sino en indicadores comerciales o de otro tipo fuertemente ligados al valor de la empresa.

EV/ Medida de capacidad

Este múltiplo es empleado en industrias y sectores en los que se utiliza una medida de capacidad para comparar compañías similares: por ejemplo, EV por línea (telecomunicaciones), EV por tonelada (papel).

Algunos ejemplos de indicadores sectoriales son:

Sector
Indicador
Hoteles
camas
Inmobiliario
metros
Energía
reservas, producción
Consultoría
empleados
Explotaciones agrícolas
árboles, viñas
Internet
usuarios, páginas

Estos indicadores son específicos de cada sector, no como una buena parte de los múltiplos financieros que, bien interpretados, pueden aportar mucho significado a una amplia gama de clases de negocio. Referente a la accesibilidad de este tipo de cifras, se encuentran generalmente disponibles gracias a las compañías cotizadas del mismo sector o a informes de analistas. Este tipo de múltiplos han sido muy utilizados para compañías carentes de beneficios como complemento de otras técnicas de valoración, o incluso, como la fuente principal para estimar el valor.

6. Conclusión

El texto de esta página es una introducción a diferentes métodos de valoración bien establecidos y generalmente aceptados, que utiliza e-Valora para sus valoraciones de compañías. Hemos comentado que básicamente utilizamos dos pilares en cualquier valoración de una compañía. Por una parte, los múltiplos de valoración (incluyendo los derivados de transacciones comparables y los múltiplos sectoriales de factores de éxito) y, por otra parte, el método del Descuento de Flujos de Caja.

Mientras los múltiplos de valoración son normalmente considerados como un método sencillo, rápido y habitual para obtener valoraciones, hay también importantes desventajas que han de ser tomadas en cuenta. En primer lugar, los múltiplos son una medida relativa del valor de una compañía y, por consiguiente, pueden verse influenciados por las condiciones cambiantes del mercado con mucha facilidad. En segundo lugar, las valoraciones basadas en los múltiplos también pueden verse afectadas por las políticas contables, las cuales pueden diferir de compañía a compañía o de país a país. En tercer lugar, los múltiplos de valoración no son un método tan riguroso como Descuento de Flujos de Caja y, por consiguiente, ha de ser comprobado y contrastado con el resultado obtenido por este último método, u otros.

A diferencia de los múltiplos de valoración, un análisis realizado a través del Descuento de Flujos de Caja tiende a verse menos influenciado por las condiciones del mercado y pretende medir el valor de la empresa en términos absolutos. Es un método dinámico, multi-periódico, que tiene en cuenta el valor temporal del dinero en el tiempo. Sin embargo, por las mismas razones, es un método mucho más laborioso basado en supuestos habitualmente cuestionables e inciertos.

Con el fin de obtener previsiones razonables de flujos de caja futuros y tasas de descuento, el analista concienzudo requiere unos conocimientos profundos de la compañía en cuestión y de la situación general de la industria. Además, la realización de previsiones supone un ejercicio de revisión estratégica y de planteamiento para la empresa. Sucede a menudo que en el proceso de preparación de las estimaciones (plan financiero o de negocio) los directivos o gerentes de las empresas descubren aspectos o enfoques del negocio a mejorar o promocionar (incluso a eliminar).

Por todo lo anterior, en e-Valora abogamos por la aplicación de varios métodos de valoración y su contraste entre sí para obtener una valoración final fiable y justificada de una empresa. Defendemos el Descuento de Flujos de Caja como método de base para cualquier valoración, aplicando múltiplos comparables, ya sea de empresas cotizadas como de transacciones privadas, siempre que realmente sea aplicable.


 
En eValora utilizamos cookies para almacenar información relativa a la navegación por nuestro sitio web.
Puede ver nuestra la política de cookies, aquí. Si continuas navegando está aceptando esta política de cookies.